26 sept. 2013

Abrázame

El inicio de curso me tiene totalmente absorbida. Me he estrenado en jefatura de estudios y llevo un mes de locos, y la verdad es que aunque no me arrepiento de haber dicho que sí a esta locura, es cierto que es un machaque en muchos sentidos. 

Hay muchas tensiones entre algunos compañeros, y bastante hostilidad hacia el equipo directivo por parte de los que lo componían anteriormente. Jugarretas, sonrisas falsas para luego meterla por detrás a niveles alucinantes (nos hackearon la wifi el día de las evaluaciones de septiembre para sembrar el caos, por poner un ejemplo). 

Pero estoy aprendiendo un montón, y re-despertando mis ganas de dedicarme a la enseñanza, porque esto es muy vocacional pero quema que te cagas, y es fácil perder el norte y el entusiasmo.

Hoy en la reunión con los tutores, la orientadora les ha presentado una serie de sesiones para trabajar con los alumnos basadas en este libro:




El libro me ha parecido una pasada, es tierno tierno y las sesiones que ha sacado para trabajar con los alumnos me parecen geniales. 

El problema ha venido cuando le hemos tenido que explicar a cuatro orangutanes (los cuatro tutores de 2º de ESO) que tenían que desarrollar actividades con los alumnos cuyo tema central era EL ABRAZO.

Se han puesto muy nerviosos, pero en serio! No se ven capaces de hablar de algo que tenga que ver con las emociones, ni aunque sea la chorrada más sencilla del mundo. La orientadora les ha explicado que la primera actividad era de presentación, y consistía en decir "me llamo menganito, y esto es un abrazo", y darle un abrazo al compañero de la derecha, y así sucesivamente hasta completar el círculo. Como se hacían los tontos para evitar el tema, la orientadora (que tiene mucha paciencia y mucha guasa), nos ha hecho escenificar la actividad, de forma que allí mismo en la reunión hemos hecho un simulacro de la actividad.

Ha sido mi gran momento del día. Ver cómo los machitos ibéricos se ponían nerviosos e incómodos por tener que abrazar al compañero del al lado. Resalto que no hacía falta fundirse en un super abrazo, podía ser un abrazo frío y convencional, pero es que ni eso!. Han llegado a decir que esto era una actividad muy femenina (sí, han usado la palabra femenina). Qué pena me da que estén tan bloqueados por dior! Es que se creen que se les va a caer el pito por pasar los brazos por encima de los hombros de un colega de trabajo!

Pero al final se han tenido que resignar y darse un torpe abrazo. Y yo he disfrutado como una enana. Aunque me da rabia que gente con estos prejuicios machistas y absurdos esté educando a nuestros alumnos. Pero esto va a ser un pequeño granito de arena, jeje!

¿Os imagináis con vuestro tutor/a del insti haciendo una sesión de abrazos??

6 comentarios:

ISA dijo...


Pues a mí, que soy extraordinariamente pegajosa con niños y perros, tengo algo "asín" como rechazo al contacto físico sin venir a cuento, aunque venga a cuento en una actividad que se dedique a ello....
No sé si me explico

Arcoiris dijo...

Pues vaya ejemplo.. que verguenza! Me dá muchisima rabia que existan educadores de este tipo.. si piensan y actuan asi.. que ejemplo estan demostrando a sus alumnos.. que desastre! Para educar primero uno tiene que aprender y madurar! Uffs y ya te aguantas sin decir nada? Yo no podria!!
Y todo por un simple abrazo...


Ío dijo...

¡cómo está el patio! vale que haya gente reacia a la idea del contacto físico con "cualquiera" (me incluyo), pero ¿ni un abrazo dentro de una actividad? madre mía, penita de niños educados por semejantes estrecheces de mentes... Lo mejor hubiera sido que otro tío se les hubiese colgado del cuello, así, a lo osoamoroso :P

Besis :)

María dijo...

¡Viva tu orientadora, la madre que la parió y la jefa de estudios!

¡Me ha encantado la propuesta del libro y la actividad!

Dale besos de mi parte el lunes. Para ti, un abrazo y mucha paciencia.

Estoy segura de que eres una jefa de estudios estupenda.

Lola dijo...

Penoso. Totalmente de acuerdo con Ío y Arcoiris. Una penita que estas personas se dediquen a esto. Y lo siento todavía más porque es mi profesión ¡Vaya vergüenza! En fin, a ver si aprendemos algo de los jóvenes que tienen menos estrecheces de mente, menos mal...

Tuki dijo...

A mi me hubiera encantado hacer esa actividad, primero porque me encantan los abrazos y segundo porque me quede con ganas de abrazar al alguna profesora ejem ejem...

Pero entrando en materia, los hombres siguen siendo hombres, y ven en el contacto físico siempre algo más, se podría decir sexual?, que el resto del mundo mundial. Espero equivocarme, pero me imagino al alguna padre acudiendo al cole al preguntaros que guarreria de actividades hacéis...

Suerte con el curso y el puesto!