2 oct. 2012

Las Oportunidades

Un día hablando con MisterBecas me decía que llegar a un sitio nuevo, ya sea un nuevo trabajo, o un nuevo grupo de gente, es una situación en la que puedes elegir si ir abiertamente de gay desde el principio o caer en el error (como otras veces) de no corregir al primero que te presupone hetero y entonces ya la has cagado porque cada vez te va dando más pereza corregir el error y al final dejas que te consideren hetero salvo que se te hinchen mucho las narices o cojas mucha confianza.

En mis años en el anterior instituto no fui ni de lesbiana ni de hetero, simplemente iba  a mi bola y quien quiso darse cuenta con mis silencios bien, y quien no se enteró de nada pues bien también (salvo un par de casos de compañeros muy cercanos a quienes sí se lo conté).

Si soy un poco reacia a actuar con naturalidad con este tema en el trabajo es porque me da un poco de cosica llegar a tener algún problema con alumnado o padres y madres, aunque tengo ráfagas en las que me digo que me dedico a la educación, y que debería llevarlo por bandera y dejarme de pensamientos prehistóricos, y más cuando en el resto de planos de mi vida no me corto un pelo.

Pero ultimamente siento que me queda poco para dar el paso final y que definitivamente me toque los ovarios contarlo abiertamente. Primero porque mi nuevo centro me da buen rollito (aunque pueda equivocarme y estaros llorando dentro de unos meses) y segundo porque cada vez estoy más cansada de buscar artículos neutros o hablar de mi pareja.

Esta tarde he perdido otra gran oportunidad ya que hemos cambiado de equipo directivo en el centro y la nueva directora es como tope dialogante y majísima, muy sensible y cercana, y se ha sentado un buen rato a charlar conmigo, le he contado que yo venía de fuera, que he venido a este centro para poder vivir en Madrid, que me casé en marzo, etc. Luego me ha preguntado si tengo niños, y le he dicho que muchas ganas ahora no tengo, y me ha dicho que el día menos pensado me embarazo porque tengo pinta de ser una madraza, jaja!  Ha sido un momento de mucha confianza y le podía haber contado que estoy casada con una mujer, y que los embarazos habría que ahorrarlos y planificarlos bastante, y sin embargo no le he dicho nada. Luego me ha dado una rabia! Soy tonta porque no habría nada mejor que haberle dicho a la “dire” de lo mío porque sé que si tuviera algún problema en el futuro con esto habría estado bien tenerla en el bolsillo de antemano.


Me he propuesto firmemente no volver a dejar pasar las oportunidades!

27 comentarios:

ISA dijo...


Pues yo creo que has sido bien prudente. ¡La cantidad de gente "maja" que he conocido y luego te da el pego!.
Si fueras hetero ¿le hubieras dicho a tu directora que eras hetero?. Pues eso.
Si sale la cosa, se habla con naturalidad, si no, no hay que dar explicaciones que NO te piden.
Es m humilde opinión, lo que yo he practicado y no me ha ido mal.

Blau dijo...

Hormi, seguro tienes mas oportunidades.

Un beso

Hormiga dijo...

La comparación con "si fueras hetero se lo habrías dicho" a mí no me vale. Aparte no soy tan negativa y cerradca, me gusta compartir mi vida con la gente que me apetece, y a mí me ha apetecido contarle que mi embarazo sería más complicado que el de una pareja hetero, como un comentario normal y natural, lo que pasa es que a veces no me sale por los malditos prejuicios. No va con mi personalidad ser tan desconfiada y "huraña", me gusta compartir las cosas con la gente que me proyecta confianza. Llámame loca.

María dijo...

Ya te estoy imaginando en el patio, con el megáfono en alto...

"A todas las personas que me quieran escuchar, ¡estoy casada con una mujer maravillosa!"

L. dijo...

ISA, no seas ingenua, que si fuera hetero no habría hecho falta decírselo a la directora porque el heterocentrismo estaría explícito en la conversación y se daría por sentado, como ha ocurrido (aunque erróneamente) siendo lesbiana. Volvemos a lo mismo de siempre, y opiniones tan resignadas y sumisas como la de ISA me indignan bastante, porque no son "explicaciones que no te piden", sino puro derecho a la naturalidad: tampoco te piden esas explicaciones siendo hetero, pero los heteros hablan con total normalidad de su pareja o vida conyugal, se explayan siempre que quieren y desde el principio, no tienen ningún problema o corte, y no hacerlo nosotras sólo repercute en nuestra contra. Hormiga, dilo siempre desde el principio, no te cortes, siéntete orgullosa de quién eres y quién es tu mujer. Yo lo he hecho así en todos mis trabajos y nunca me ha ido mal. ¿Y por qué nos tendría que ir mal, además? ¿Por qué ibas a tener problemas con alumnos o padres? Joder, sólo nos faltaba pedir permiso a los heteros para poder hablar sin miedo de nuestras vidas privadas y luego agradecerles que se lo tomen bien...

Hormiga dijo...

gracias L.

copo dijo...

Nada mujer, a la prochiiimaa lo dices buen rolllo y ya está!!!..... que las cosas se van normalizando!!

besacoooo

Hormiga dijo...

estoy totalmente de acuerdo contigo, no actuar con naturalidad y sobre todo libertad es sumiso y además muy aburrido, y ya he dicho en el post que me veo un poco hartita de hacer el canelo y callarme. gracias por tu opinión, y por difundirla y animar a la gente a dejarse de gilipolleces.

Paloma Peña dijo...

Pues haces muy bien en no dejar pasar las oportunidades. Es darle la normalidad que tanto queremos y exigimos a los demás, pero para llegar a esa fase hay que estar preparada.
Puede que tantos padrxs como alumnxs te sorprendan, y quizá ayudes a algunos adolescentes que están asumiendo su homosexualidad. Si notan que lo ocultas, creo que es peor, aumenta la especulación, los cuchicheos (lo digo porque me he movido en "pequeños universos"). Me da a mí que admiran a la gente valiente. No sé.
Yo estoy en la fase de si surge la oportunidad y se habla de parejas yo hablaré de la maravillosa mujer que tengo a mi lado. Y por ahora lo estoy cumpliendo.
Un beso, y mucho ánimo. No pasa nada por esta oportunidad, que tú dices que has perdido. Habrá más.

chris dijo...

Hormi...si un día te levantas con el pie izquierdo y surge un momento de buen rollo con la dire puedes incluso propiciar la oportunidad tú..."Pues fíjate que le dije a mi mujer lo del embarazo que comentamos el otro día y blablabla"...

Por otro lado...totalmente de acuerdo con L...plasplasplas

Tuki dijo...

Ese es un problema con el que yo me he enfrentado varias veces.
Personalmente creo que lo mas lógico y normal es ir con la verdad por delante, sobre todo por eso de que se convierta en normal para todos, algo que ya lo es para nosotras.
En mi curro hoy por hoy lo sabe todo el mundo, me costo, me pasaba como a ti, buscando siempre el genero neutro para definir mi relación, luego cuando fui cogiendo confianza con la gente lo fui diciendo o dejando que la gente lo diera por echo. No me hubiera costado tanto si mi salida corriendo del curro anterior no hubiera sido por mooving gay...se puede llamar así? Intente ser yo misma desde el principio y me toco una panda de gili... (frase de mi jefe: te contrate porque eres lesbiana porque pense que serias capaz de controlar a los chicos de la oficina O_ó)
Estoy deacuerdo con L pero desgraciadamente aun hay gente que le sobra estupidez y le falta educación.

iTxaro dijo...

seguramente tendrás más oportunidades, quizás te pregunte en algún momento por "tu marido" y ahí le dices "mi mujer"

Jam lo intenta dijo...

pues yo que estoy en una fase un poco anterior a la tuya (se lo conté por fin a algunas compis el año pasado), voto por la opinión de L y el resto en esa línea, eso sí, sin forzar las cosas. Al final , cuando tú estás preparada, sale solo y te quedas más a gusto que un arbusto.

Jam lo intenta dijo...

pues yo que estoy en una fase un poco anterior a la tuya (se lo conté por fin a algunas compis el año pasado), voto por la opinión de L y el resto en esa línea, eso sí, sin forzar las cosas. Al final , cuando tú estás preparada, sale solo y te quedas más a gusto que un arbusto.

ISA dijo...


Para L (con permiso de Hormiga): no tienes por qué escribir en ese estado agresivo ni indignarte por opiniones o actuaciones ajenas y menos aún hacer juicios de valor: ni soy sumisa ni resignada. Es más, diría que soy bastante belicosa y con bastante mala milk si me buscan las cosquillas.
Cada persona es un mundo y el derecho fundamental para mi es que cada uno viva como quiera vivir, haga lo que quiere hacer y diga lo que quiere decir.
A mí me importan tan poco las opiniones ajenas, en este asunto de les o heteros, que no me veo dando explicaciones de mi sexualidad. Y llevo con mi pareja 13 años y casada unos 5 ó 6 (soy de letras, ergo malísima para los números).
Estoy integradísima en la familia de S. como ella en la mía (tengo 4 hijos ya mayores, nueras, yernos, consuegras, consuegros.....)
Como supongo que estoy rodeada de gente inteligente y que me quiere, a estas alturas estas gentes, amigos y familiares, ya sabrán por dónde van los tiros y así como yo nunca pregunto por la vida sexual de nadie, tampoco nadie me ha preguntada por la mía que es obvia y evidente y, que yo sepa, nadie se ha alejado o me ha mirado mal por llevar la vida que llevo.
Con todo esto sólo quiero decir que pido un poco bastante de respeto y comprensión para las personas que, como yo, consideran que no hay por qué estar aireando los asuntos personales vengan o no vengan a cuento; así como yo respeto profundamente a las personas que se quieran "visibilizar" y decir a todo quisque de qué va su vida privada.
No es mi caso pero conozco alguno que, a base de presiones, ha salido del "armario" a destiempo, sin venir a cuento y con el resultado de unos problemas enormes.
Pienso que hay un momento para todo y que hay que dejar que cada uno diga lo que quiera decir cuando le parezca oportuno si es que alguna vez le parece oportuno, sin presiones ni descalificaciones.

Ea, ya he soltado el discurso del día.

L. dijo...

ISA: tu opinión no merece ningún respeto desde el momento en que aceptas como base de la misma la cobardía de no hablar de tu matrimonio con naturalidad ante quien te dé la gana y en el momento que te dé la gana, sin cohibirte a ti misma, y el miedo a la posible reacción adversa de gente cuyas opiniones, según tú, "te dan igual". Si te dan igual, ¿por qué aconsejas a los demás que vivan en el silencio como tú has decidido hacer? Si me muestro belicosa con esta cuestión es porque me indigna muchísimo que la represión que vivimos las lesbianas venga en gran parte de nosotras mismas, de muchas lesbianas que no quieren vivir con naturalidad su vida amparándose siempre en ese falso "derecho a no hablar de su vida privada". Por favor, erradiquemos esta estupidez de una vez. Una cosa es no dar detalles de tu vida íntima, que yo tampoco lo hago, y otra muy diferente es reprimir el hecho de informar sobre tu estado civil por no sé muy bien qué razones de decoro o vergüenza ante los heterosexuales, cuando ellos no lo hacen nunca, ni se lo plantean. ¿De qué visibilidad e igualdad hablamos cuando todavía tenemos que debatir algo tan básico? Lo siento, pero sigo opinando que elecciones como la tuya hacen más mal que bien. SIEMPRE se debe decir desde el principio lo que una es (ojo, no necesariamente de manera espontánea: "Hola, me llamo Fulanita y soy lesbiana", pero sí con total naturalidad integrando nuestra condición en una conversación entre heteros sobre parejas, por ejemplo, o sobre los planes que vas a hacer con tu pareja el fin de semana sin tener que utilizar ese maldito eufemismo, "pareja") y al que no le guste, simplemente, que se joda. Animo desde aquí a todas a que seáis valientes, a que habléis con naturalidad de vuestra condición siempre que os apetezca, a que os den igual las opiniones adversas o represalias y a que no os cohibáis nunca delante de nadie, ni jefes, ni profesores ni hostias. Sólo así conseguiremos la verdadera igualdad en todo, no sólo en derechos civiles.

L. dijo...

Y añado, además, que ésa es la única manera de vivir felices y a gusto con nosotras mismas y con la gente que nos rodea, sin mentirnos y sin mentir a nadie, sin tener que ocultar quiénes somos y a quién amamos.

ISA dijo...


Mira L (y con esto acabo la conversación, al menos contigo): puedes pensar lo que quieras de mi, yo he vivido y vivo bastante feliz y tranquila con mi modo de ser y de forma muy natural. Si alguién me pregunta: le digo lo que hay, pero sólo una vez tuve que hacerlo.
Tengo la inmensa suerte de estar rodeada e incluso de ir conociendo a gente lo suficientemente inteligente para saber de que pié "cojeo" (valga la desafortunada expresión).
Y como soy bastante educada, respeto que no respetes mi opinión, como yo respeto la tuya; que me llames cobarde, o que me consideres una estúpida por no hablar de la "vida privada", etc.
Qué se le va a hacer. Para gustos se hicieron los colores.
Me limito a expresar mi opinión, como tantas blogueras hacen lo propio, pero desde luego no voy a entrar en visibilidad si/visibilidad/no, al menos en los términos que tu los empleas.
Saludos y besos, que lo cortés no quita lo valiente.

Hoyitos dijo...

Lo siento L, pero yo no estoy de acuerdo contigo. Soy feliz, infinitamente feliz. Tremendamente más feliz que cuando iba con mi maridito por la calle diciendo "te presento a mi marido". Ahora voy con mi chica y no voy diciendo que es mi pareja porque lo digo cómo, cuándo y a quién creo. No me escondo, pero cada una tiene sus motivos, sus principios y sus tiempos y nadie tiene que obligar a nadie a hablar de lo que no crea oportuno cuando no lo crea.Me parece genial que tú y mucha gente lo haga, yo no lo hago, es respetable y puedo ser igual o más feliz que tú.
Yo, como he dicho antes, tenía marido y tengo una hija. Donde vivo y en el círculo donde trabajo ya me encargo de decir a quién quiera lo que me plazca sobre mi pareja. Unos saben que es una mujer, otros no saben siquiera que tengo pareja porque de lo que trato es de negocios. A mi esto de " la visibilidad" me toca un poco...las ganas. Yo me visibilizo cómo y cuando creo y no por ello hago daño a nadie. Y lo que para ti puede ser muy natural, normal y reivindicativo, para otras no tiene por qué serlo. Que cada una disponga sus tiempos como quiera, hable lo que necesite y sea feliz de la manera que crea! Eso es igualdad! No somos nadie para juzgar la vida y decisiones de alguien.A ver si vamos a ser nosotras menos tolerantes...
Haya paz y que cada una sea feliz como quiera.

Hormiga dijo...

Yo creo que habeís sacado las uñas con L cuando pienso que dice lo que dice porque hay mucha gente que se calla lo que es, que lo oculta o da por hecho que no lo puede contar porque no sigue la norma. Y eso le impide ser feliz. No creo que diga que hay que ponerse un cartel, pero sí actuar con naturalidad, y el hecho de que vivamos en un mundo en el que muchas veces te presuponen hetero porque sí, pues a veces hay que forzar un poco esa naturalidad para que la gente se entere. A mí es que personalmente me chirría que me pregunten por mi marido, por eso ultimamente voy dejando de callarme. Pero vamos, que allá cada una, pero sin sacar uñas a nadie por favor.

Hormiga dijo...

Añado que callárselo y ocultarlo hace infeliz a mucha gente, y muy ignorante a otra, y que callárselo como si fuera algo raro o malo hace que se generen o no podamos erradicar los prejuicios hacia la gente homosexual, pero que si vosotras sois felices así, pues a comer perdices, allá cada cual, por supuesto.

ISA dijo...


Hormi: a mi me parece que nadie ha sacado las uñas contra L, más bien ella que QUIZÁS se ha expresado demasiado vehemente, o sea que no estaría de más un poco de imparcialidad, creo yo, porque descalificar a los demás es muy fácil. Yo lo hago de miedo cuando me pongo a ello.

Por cierto, y espero que sea para romper el hielo, cuando a mí en alguna tienda o alquien que estoy conociendo y me apetece y me pregunta por mi marido, yo corrijo diciendo: "bueno, mi marida".

Hormiga dijo...

ah, pero en mi blog tengo que ser imparcial? :-) primera noticia!

ISA dijo...


Ah,vale, no sabía yo eso de que se puede ser parcial o imparcial según el lugar dónde esté uno. Mira que a mi edad tener que aprender todos los días una cosa (o más).
Como no eres tonta, reconoce que es un poco "asin" lo que ha dicho, digo yo.

L. dijo...

¿Y cómo se defienden los derechos, y la propia dignidad, si no es con vehemencia?

Nosu dijo...

Cómo cuesta aplicarse el cuento eh! La de veces que yo he dicho eso!!!!! Y luego caigo en el mismo error. Ahora hace mucho tiempo que no tengo que presentarme en un círculo presuntamente hetero en el que me tenga que quedar mucho tiempo, así que espero reaccionar de la manera adecuada cuando se de la ocasión. Sino, es como dices cuesta horrores al cabo del tiempo decirlo cuando lo has ocultado desde el principio. En el trabajo me costó horrores con los jefes (jefas, quizá por eso se me hizo más fácil), también porque trabajo con niños, pero ahora estoy contentísima.

AAL dijo...

Hola. Yo estaba en tu mismísima situación hace unos 5 años, cuando empecé a trabajar en lo mismo que tú pero en otra materia : ) Me pasaba como a ti, hasta que el año pasado empecé a pasar del asunto. Hablo de "mi mujer" y si hay algo que decir, que lo digan... No pienso que sea mejor ni peor, es que al final era un lío y estar todo el rato con "mi pareja" y cuidando que no te saliera el femenino al hablar de con quien vivías era muy complicado. Preferiría que los alumnos no lo pillaran (aunque algunos ex-alumnos de esos con los que pegas bien la hebra me lo han preguntado a bocajarro), pero igual que prefiero que no sepan otras cosas, no sé. Si te lo pide el cuerpo, pues lo sueltas, y si no, pues no... ¿sueno demasiado simple? Pues será... en todo caso, buen trabajo, que está el patio docente un poco movidito, uh