19 sept. 2008

Orgásmica

Así he vuelto (y sigo) de Córdoba del pedazo de concierto de Andrés Calamaro! Y hasta llegar al pedacho de autógrafo que me estampó, ocurrieron las siguientes cosas...

El plan inicial era dormir en casa de SuperMariquita, pero justo estaba fuera de Córdoba anoche y no pudo ser. Planes alternativos: dar tumbos toda la noche hasta coger el tren temprano, o estirar el bolsillo un poco más y pillar un hotel. Como ya vamos teniendo una edad, decidimos coger un hotel. Así al azar, la jodía de mi Muyme cogio un 4 estrellas, pero como era para una triple nos parecio bien porque no sale tan caro. El caso es que llegamos al hotel, y dos pedazo furgonetas negras con las lunas tintadas en la puerta. Ya está! Fijo que Calamaro y su séquito se alojan aquí! Efectivamente, la de recepción nos lo confirma: aquí hay tomate!

Decidimos dejar las cosas y bajar a la terracita de al lado a comer algo y tomar unas cervecitas, y justo en la mesa de al lado un grupo con las típicas pintas de organiza-conciertos. Jarrita pá acá, jarrita pá allá, terminamos en su mesa escuchando los monólogos de humor de la camarera, que había servido pinchos a Andy&Lucas... A todo esto, en nuestro tren había venido también Jaime Urrutia e intuimos que sería para salir con Calamaro a cantarse algo. Y en estas, sale del hotel el Urrutia y se acerca hasta el bar de nuestra terracita, entra, y yo toda chispilla entro también, y no se me ocurre nada más que decirle que le había visto en el tren.Y el otro claro, se quedó todo pillado porque a ver qué contestas a eso, pues que vale, que mú bien, jaja! Entré al baño y cuando salí se había bebido el tercio de cerveza de golpe y dijo adiós con la manita y se piró. Tenemos la teoría de que viendo que había entrado una pirada como yo pensó que le iba a dar la tabarra y se piró. Qué le vamos a hacer! esa no era mi intención!
Llegó el momento de "recogerse" para darse una ducha y tirar al concierto, y ElGranJose (desde ahora, EGJ), jefe de la seguridad del concierto y compañero de cervecitas, nos estampa su teléfono en una servilleta para que le llamemos y nos cuele en el camerino! Lástima de entradas compradas con antelación porque nos dijo si nos colaba por la patilla! Se suponía que el concierto empezaba a las diez y a esa hora estaba ensayando el tío jeta todavía, así que había una cola infinita, y digo infinita, bestial, gigante, larguíííísima, y se nos ocurríó echarle morro y llamar a EGJ, que se prestó amablemente a colarnos por la entrada de las ambulancias y poder ponernos en primera filaaaa!!! El concierto, alucinante por supuesto y cuando terminó, EGJ me cogió la revistita con fotos de Calamaro que yo llevaba para que me firmase y me la trajo autografiada! Siiiii, no seais mal@s, no me he llevado un autógrado de EGJ, es originalísimo de Calamaro. No entramos al camerino, no sé si esperando habríamos terminado entrando, supongo que sí porque EGJ estaba entregado a la causa, pero en realidad nos daba un poco de vergüencilla (qué se dice/hace en un camerino con Calamaro hasta las cejitas de todo?)

Aquí está la prueba del delito...



La dedicatoria era por supuesto para mi hermanísimo Iñaki (que sino me mataba), y luego para La Hormiguita!

Lástima de Metro-Rock en Madrid este sábado, imposible del todo ir y repetir, ays!

Voy bajando de mi nubecita y recuperando mi voz...

1 comentario:

Una más de la bollosfera dijo...

jeje me alegro!!!

me suenan todas esas historias de mundillo conciertil.... años me he tirado yo también de fan de otra esperando aqui palla, contactos con gente, buenos y malos rollos... al final me cansé, pero mereció la pena!!!