25 dic. 2014

Zascas

Que La ÑiÑa y yo estamos casadas es un hecho que a mis padres les costó entender, y tengo mucha tela para contar a algún psicólogo, pero tampoco me merece la pena, estoy bien! dentro de toda la mierda que tuve que tragar.

Hace ya casi tres años de aquello, y la normalidad en casa es casi total. Digo "casi" porque siempre coletea alguna cosa y digamos que yo no me relajo con el tema, siempre ando con la guardia alerta para que las cosas sigan yendo bien.

A cuento de este tema, estos días hemos tenido un par de momentos a los que he llamado ZASCA:

Hace dos días estuve en el notario con mis padres para firmar unas escrituras, y tuve que presentar las capitulaciones (documento que acredita que estamos casadas en separación de bienes) para dicha firma. El capullo del notario se dirigió a mi en una de las partes de la lectura del documento para explicarme una cosa y se refirió a mi mujer como TU MARIDO. Quiero pensar que iba rápido y no fue demasiado observador al leer los nombres, pero en fin, es notario, es su trabajo! De cualquier forma, cuando me dijo TU MARIDO, se hizo un silencio, y tuve creo que dos segundos de dejarlo pasar, pero inmediatamente le corregí y le dije: NO, ES MI MUJER, dije orgullosa con nuestro Libro de Familia en la mano. 

(Cuando nos casamos, no en todos los documentos figuraba el D./Dª, aunque en este sí)

Después de corregirle, nadie dijo nada al respecto, se hizo un silencio incómodo (para ellos, no para mí, que estaba hinchada de gusto :-) y después siguió leyendo. 

Para rematar, ayer en la cena de nochebuena jugamos un Trivial. Mi padre y yo contra mi hermano y La ÑiÑa. Pregunta de literatura que le lee MI PADRE a LA ÑIÑA: 

- ¿Qué poetisa fue la responsable del origen de la palabra LESBIANISMO?

(Mi padre se incomoda según va leyendo la pregunta, y La ÑiÑa contesta claro y meridiano: 

- Safo. 

Respuesta correcta, coge el dado y vuelve a tirar. Yo me parto de risa internamente y luego al irnos a dormir La ÑiÑa y yo lo comentamos y nos partimos de risa de nuevo. 


Aunque parezca que ya todo me da igual y mi vida es totalmente out, sigo teniendo mis miedos y reparos para hablar de ciertos temas. No de cara a la sociedad en general, ni en el trabajo, etc, que ahí lo tengo clarísimo; pero sí que sigo sin terminar de atravesar la maldita barrera de mis padres. Me daría para escribir un post detrás de otro, pero ahí dejo la reflexión sin más.

¿Por qué con los padres/madres suele ser la barrera más complicada?


5 comentarios:

ISA dijo...


Pues no sé si con los padres es más o menos complicado, no he tenido esa oportunidad, lo que si me parece es que ante cualquier persona el problema es más nuestro que de ellos. Yo he dejado que gente muy cercana a mí (no familiares) "adivinen", porque de mi boca no ha salido nada pero es que me da muuuuucha pereza explicar lo obvio y lo que considero que a nadie le importa.

Nosu dijo...

Qué bien poder ir rectificando la gente cada vez con menos tiempo de reacción, cuando yo no reacciono me da una rabia...

Lod ell ejemplar gratuito del libro de familia me mata.

Con lafamilia será más difícil porque mira, si otra gente de tu entrono no lo acepta, aunque duela, es mas fácil romper la relación, la familia, siempre está ahí y nos importa que nos quieran tal como somos quien se supone que nos tiene que querer...

Luego está como se meten ellos en el armario, ayer mi madre le decía a la suya que después d ela comida de navidad me iba a casa de "la chica está con la que se conocen y es medio pareja", aunque llevemos 3 años saliendo.

Olga_C dijo...

La familia siempre es lo más difícil porque no saben si perdonarte o censurarte por ser feliz sin seguir su modo de vida. Eso es lo más duro.

Tuki dijo...

Cuesta porque les queremos y si no lo aceptan duele mas... a parte de que es a los últimos a los que le cuentas cosas intimas, es igual que si ellos te cuentan su vida sexual por ejemplo... como que chirria.

Pero me encanta no NO, ES MI MUJER... con dos ovarios! jeje
Feliz navidad!

Nuuk dijo...

La familia es la barrera más difícil de superar porque son los que más queremos, su opinión es la que más importa (en la mayoría de los casos). Esto nos hace autocensurarnos por sobreprotegerlos, porque no queremos que se sientan incómodos ni que lo padezcan. Creo que es el amor a la familia lo que hace que tengamos ciertos pudores a pesar de estar normalizado el asunto. Un beso!