21 nov. 2012

Para Seguir Queriéndonos

Once upon a time... 

Vivía yo en una Pequeña Ciudad donde la vivienda era más económica que en Madrid y me pude permitir comprar un piso grande. Estuve viviendo allí durante ocho años y poco a poco, sin darme cuenta, fui campando a mis anchas y expandiéndome, ya que me sobraba sitio por todas partes y era comodísimo.

Lo que sigue lo conocéis. Conocí a La ÑiÑa, cogí y me enamoré, pasamos dos/tres años que voy que vengo hasta que como la gente decente hace nos casamos y nos fuimos a vivir juntas a Madrid, ya que por tema laboral era lo menos difícil más fácil.

Buscamos y buscamos hasta encontrar el piso que nos cuadraba para alquilar y montar nuestro hogar marital. Como bien sabréis las que habéis buscado casa, nunca se encuentra la que sea perfecta, aunque esta nos gusta bastante y se adapta en casi todo a lo que necesitábamos y nos podíamos permitir.

Todo menos el espacio, claro. Que la casa es grande, que tiene armarios empotrados, pero que eso de vivir dos en vez de una pues no lo controlaba yo, y a mí me falta sitio en los armarios para guardar las cosas. Que yo en mi casa de soltera (esta expresión es muy de padres) guardaba mis infinitos chándales, sudaderas, mallas, polares, etc, en unas pedazo de cómodas enormes que mi querida ex me ayudó a montar amablemente y ahora no las tengo. 

Y entonces he encontrado una solución de lo más extraña: colgar la ropa de deporte en perchas, como quien tiene colgados pantalones, faldas, camisas, chaquetas, etc. Así que tengo un armario que parece un perchero de la planta de deportes de el corte inglés...



Mi Querida ÑiÑa...

Yo tengo un chándal,
por si hoy me toca correr detrás del tiempo que hemos perdido,
y miro precios pa’ vivir en tu jersey...

No, no, no tuve frío, No, no, no, no tuve prisa... 
porque me hice una bufanda con tu risa, 
miré hacia el suelo y vi a tu blusa 
dándole un beso de tornillo a mi camisa...

Para seguir queriéndonos úooh...
y soportar bien el invierno úooh,
tú sabes bien, que es mejor úooh,
quitar botones que ponerlos úooh...


"El Chándal" - Marwan



15 comentarios:

eme dijo...

será que soy estudiante (iba a decir "joven" pero me parecía demasiado insolente) pero no veo nada extraño en colgar ropa de deporte.. o será que yo en la única cómoda que tengo sólo guardo toallas/sábanas/cosas y casi todo lo demás lo cuelgo.. (que no se entere mi madre.. pero también cuelgo los jerseys aunque sé que se deforman, sólo porque me gusta cómo se quedan)

chris dijo...

Mari, que no pase por tu casa que como la confunda con la sección de deportes del Corte Inglés seguro que me llevo algo jajajaja!

Besos!

Jam lo intenta dijo...

una cosa te digo, al igual que eme, no he entendido el problema de colgar ropa deportiva pero en cualquier caso, aissssssssssssss qué bonito post

Juli Gan dijo...

También puedes coger parte de la ropa y, si no la quieres donar a "carotas", la puedes vender de segunda mano. Y otra cosa, guapa, como que casarse "como la gente decente". ¿Me estás llamando indecente? Jaaaaaajajajajajaja.

¿A cuánto tienes las camisetas de esas de rayas de tipo independentista? :P

ISA dijo...


Pues quedan muy monos así colgados y encima ordenados. Suerte de tener armarios empotrados¡¡¡. A mi me gustaría que toda mi casa fuera un armario empotrado para no tener que guardar, en este caso la ropa, doblada una prenda encima de otra.

En una habitación que es como un ropero tengo dos "parabanes" y ahí tengo colgadas las chaquetas (soy muy chaquetera) y para que no cojan polvo, por encima tienen una bonita colcha de esas que parecen foulares.

Hormiga dijo...

A ver, orden. Cierto es que no es nada extraño colgar la ropa de deporte, pero yo nunca he tenido esa costumbre, siempre la he guardado doblada en cajones, y en la residencia de estudiantes tenía poco espacio y comencé a colgarla y mis amigas pijas se reían de mí. Será por ello que a mí me choca tenerla así en perchitas. Ná más!

Tuki dijo...

Pues a mi me pasa lo mismo... Nunca se me ha ocurrido eso de colgar la ropa de deporte .los pantalones aun ,pero las sudadeas nunca!
Y eso que en la comoda no nos entra ya nada y con eso de piso nuevo y estar sin un duro casi no tenemos ni cajones .
Yo tb elegi en mi caso un pueblo grande donde comprar el piso a precio asequible....pero echo de un de menos Madrid... Ainsss

Nono dijo...

Me encanta Marwan ;)
Saludos.

LA DESGRACIÁ dijo...

Ese armario es... tan bollo, jaja. Me encanta. Muy de "Ultrabollera". Por cierto, ya he colgado el episodio cuarto.

Muaaaaaks a las two

Anónimo dijo...



Creo que soy más insolente que joven y pija, pero para mí lo de colgar sudaderas es tener todo en orden.

María dijo...

Tu armario me recuerda al de mi amiga, la de "las camisetillas".

Jam lo intenta dijo...

Friki!

Paloma Peña dijo...

jajajja... hay un dicho: "contigo, pan y cebolla", que en tu caso se transformaría en "contigo, ropa de deporte colgada en perchas y armarios empotrados".

Anónimo dijo...

De la ropa no voy a comentar nada, pero una noche me vestí de pitufo, me emborraché y conocí a una que se tiró al Marwan. Hala, ahí lo dejo

Butterflied dijo...

Qué manera de camuflar una declaración de amor tan bonita con temas de chándales y ropa deportiva, ay ay ay... :PPPP Es bromita, me ha encantado la entrada, no sé, la he encontrado super tierna. :)