17 oct. 2012

Por Represión


Primera lesbiana que pide indemnización por la represión franquista.

La mujer fue condenada a “reeducación” con 17 años.


M. C. D. fue condenada a una pena de entre cuatro meses y tres años de “reeducación” en 1974. Tenía 17 años, y la causa de su sentencia fue que era lesbiana. Un peligro social. Cumplió cuatro meses de internamiento en la prisión de Alcázar de San Juan (Ciudad Real).
La Asociación de ex Presos Sociales ha informado de que por fin, ayer, 15 de octubre, M. C. D. ha presentado la denuncia correspondiente para ser indemnizada por aquella represión. Es la primera vez que una mujer reclama este derecho, que fue aprobado el 23 de diciembre de 2009. 
Desde entonces ha habido hombres gais y mujeres transexuales que han pedido ser resarcidos por los años de cárcel o internamiento en sanatorios mentales, pero no había habido mujeres lesbianas. 
Represaliados por el franquismo celebran su indemnización en 2010 con la presidenta de las transexuales Mar Cambrollé.
“Esperamos que esto sirva de ejemplo para que otras mujeres, siendo lesbianas que hayan sufrido encarcelamiento, persecución o internamiento en manicomios, sigan el ejemplo de esta compañera para conseguir de alguna forma, restituir la dignidad que les fue robada”, ha dicho el presidente de la asociación, Antoni Ruiz, en una nota.
Gais, lesbianas y transexuales sufrieron, con diferente rigor durante el franquismo, primero la ley de vagos y maleantes y, luego, la de peligrosidad social. Los artículos que se les aplicaban de esta última estuvieron en vigor hasta 1979, cuatro años después de la muerte del dictador. Incluso hubo algún caso en que se les aplicó en plena Transición. Tampoco fueron beneficiados por el indulto de 1975 ni la amnistía de 1976.
Por ejemplo, Antoni Ruiz, el presidente de la asociación, pasó tres meses en la cárcel ya muerto Franco, en 1976. Fue indemnizado con 4.000 euros.
Alguna mente cerrada dirá que qué tontería y qué morro lo de pedir una indemnización, pero creo que es que se trata de que te han jodido la vida, la dignidad, todo, solo por ser como eres y pensar como te da la gana sin hacer daño a nadie. La pena es que la indemnización sea dinero y no que los responsables de todo esto paguen su correspondiente condena.
¿Y tú qué opinas de esto?

6 comentarios:

Nosu dijo...

Que hace muy bien en reclamar. aunque el dinero no le compense las humillaciones sufridas, sí que sirve que se hable de estos casos para tomar conciencia social para intentar que no se vuelvan a repetir.

3 años ha costado para que una mujer reclame! Qué bien ha funcinado la represión para que nos dé pereza hasta reclamar nuestros derechos (en este y en todos los temas).

Obviamente, los que tendrían que pagar son los responsables, pero... esto es harina de otro costal. Qué les ha pasado a los responsables durante el franquismo? Y a los del holocausto nazi?
Pues eso.

Vergüenza

ISA dijo...


Me parece bien que reclame aunque, con este gobierno que tenemos, lo va a tener difícil por no decir imposible.
Ojalá que no sea así, pero la que le espera en los juzgados va a ser de pena. Creo yo.

María dijo...

Nadie te puede compensar por pasar ni un solo día en la cárcel pero, al menos, que se reconozca el daño sufrido.

Jam lo intenta dijo...

pues a mí me parece estupendo que reclame, otra forma más de hacerse visible .

Anónimo dijo...

Por supuesto que hay que reclamar, y más si tiene la oportunidad de hacerlo.
En aquella época, con el generalísimo, directamente no se podía ni pensar, mejor dicho, no se podía pensar distinto a lo que el pensaba. La mayor indemnización posible... mas que el dinero, y que cualquier castigo, es que se reconozca, que salga a la luz y que los jóvenes de hoy sepan que eso sucedía, que valoren entonces lo que hoy se les brinda porque no ha llegado caído del cielo, ha llegado a base de que los jóvenes de ayer han sufrido lo que no está escrito en ningún libro... para que HOY exista.


Coquí

P.D No sin mi Hormiga

cereza dijo...

El dinero no puede reparar el daño sufrido, pero si lo puede minimizar el reconocimiento social de la injusticia sufrida.
Que tengamos un poco mas de conciencia sobre el daño que el poder ejercido por personas rígidas y sin corazón puede llegar a hacer. Aquellas eran leyes "legales" no lo olvidemos.