30 jul. 2012

Rapex


La violación a las mujeres se ha convertido en algo endémico en el sur de África. Un técnico médico llamado Sonnete Ehlers nunca pudo olvidar a una víctima de violación que le dijo con tristeza: "Si tan solo tuviera dientes ahí abajo..."

Algún tiempo después, un hombre entró en el hospital donde trabajaba Ehlers con un dolor insoportable porque su pene estaba atrapado en la cremallera del pantalón.

Ehlers fusionó esas imágenes e inventó un producto al que llamó Rapex. Se asemeja a un tubo con púas en su interior. La mujer se lo inserta como un tampón con un aplicador, y cualquiera que intente violar a la mujer, verá cómo el Rapex se clava en su pene, le produce un dolor insoportable y necesitará asistencia médica para que se lo desprendan.

Cuando los críticos se quejaron de que era un castigo medieval, Ehlers respondió que era "un dispositivo medieval para un acto medieval". 



¿¿Qué os parece el inventito??

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Triste que tenga que existir..acabará con la mujer muerta..no te puedo violar? pues hala..que asco todo

Anónimo dijo...

Peligroso..... para la violada.... si el hij......ta esta armado o en digamos una guerra.... de esas que salen en la tele....hay muchas posibilidades de que decida que no seria mala idea acabar con la que viola....... Total para el solo es un objeto que le ha hecho daño....
Siento una opinión tan cruda...pero quien viola a alguien no suele pecar de falta de violencia ....

Pena Mexicana dijo...

Pues yo también creo, como las anónimas que me preceden, que el invento tiene mucho peligro para la víctima. Después de todo, creo que la violación no persigue tanto la satisfacción sexual del violador como la humillación y aniquilación de la víctima. Algo que produzca dolor al violador solamente le generará más violencia, no?

Nosu dijo...

Qué crack este Ehlers!
aunque dudo que la mayoría de las mujeres de África puedan hacerse con uno y coincido con las comentaristas precedentes

chris dijo...

Y si encima tenemos en cuenta que muchos países africanos son de religión musulmana...condenan a las mujeres violadas a lapidaciones.

Mientras las leyes no persigan a los violadores de poco servirán los inventos. Eso si...si a los ladrones se les corta las manos, a los violadores que les corten el pene. Quizá si establecen esas penas los hombres se lo piensen más.

LA DESGRACIÁ dijo...

He vuelto, al blog, a Madrid.. a la vida en general. Tenemos que mover lo de las subastas darling. Ayúdame a convencer a Itxaro xDD Ah! Te escribo y quedamos, okis?

Muaks

Mamen dijo...

A mí me parece estupendo, aunque solo consiga cabrear más al portador del pene, se trata de un momento en el que la víctima puede hacerse con el control...pero si han de quedar unidos por el objeto, quizá pueda ser incluso peor para ella, eso es cierto.

Anónimo dijo...

Qué gran invento!!! A ver si se popularizan estos cachivaches!!! Sólo es cuestión de perfeccionarlo para que directamente le corte el pene y ahí en su pavor una se marcha, tan tranquilamente.

a punto de dijo...

ainss que dificil...creo que si, que es dificil que llegue a esas mujeres africanas y que si no lo mas probable es que genere aun mas violencia..pero un ole para ese tipo estupendo que ha intentado buscar un remedio para algo que solo las mujeres sabemos lo duro que es.
besos!

Olga_C dijo...

A mí me parece estupendo. Y dudo de que el violador tenga fuerzas para agredir a la víctima con el artilugio machacándole la herramienta. Además, es la prueba definitiva para demostrar que la violación no fue un acto consentido, que es la alegación más corriente en estos casos. ¿Que la autodefensa no se les reconoce a las mujeres, y no cambiará la actitud violenta y desigual de los violadores? Puede ser, pero como medida reivindicativa radical me parece fantástica.

Butterflied dijo...

Yo lo que pienso es que ojalá este cacharro no hiciera falta haber sido inventado. Pero dado que sí que es "necesario"... Me surgen los mismos sentimientos encontrados que a las que ya comentaron. :(

iTxaro dijo...

buena idea ese artilugio

es muy posible que la ira del energúmeno en cuestión le cueste la vida a la mujer ...pero pienso y me digo: es muy probable que yo quisiera morir después de esa abominación

Bruja Truca dijo...

Yo no creo que el inventor no haya pensado en lo que supondría que agresor y víctima quedaran unidos a través del artilugio este. Creo que al agarrar el pene del violador, él mismo se lo traería puesto al sacarla. Y en ese momento no creo que esté en condiciones de hacer nada. Eso si, para que esto funcione tiene que ir sólo...