7 jun. 2012

Historia De Una Poesía

Los acontecimientos desde que comenzó el año han sido duros, revueltos y convulsos. Todos hemos cambiado, yo me he hecho un poco más mayor, la vida te da un zás en toda la boca y te deja derecha y firmes en un abrir y cerrar de ojos. Pero aunque suene a tópico, las situaciones límite, las malas experiencias, traen cosas positivas: he aprendido muchas cosas y estamos más unidos que nunca, estoy orgullosa de ellos y mataría si hace falta!

El otro día, el de mi cumpleaños concretamente, salía de casa de mi madre después de haber comido allí, y cuando estaba en el quicio de la puerta despidiéndome de ella, me dijo con una mirada y una sonrisa muy típica suya, que me iba a escribir una poesía. A mí me dejó un poco parada pero me hizo gracia, y le dije que me encantaría.

Ayer quedamos por la tarde para tomar uno de esos cafés terapéuticos que nos tomamos de vez en cuando, y me dijo nerviosa que me había mentido: que la poesía ya la tenía escrita cuando me lo dijo. Entonces revolvió en su destartalado bolso lleno siempre de miles de cosas insospechadas, y sacó un papel cuadriculado arrancado de una libreta de publicidad de algún medicamento, doblado en cuatro partes. Lo sobeteó, lo abrió, lo cerró, su cara era genial porque no se atrevía a dármela, le hacía ilusión y a la vez en su fuero interno, la muy tonta, pensaba que todo esto de la poesía era una bobada, cuando yo me estaba dando cuenta de todo y me estaba empezando a emocionar un poco. 

Me dijo que quería haberla pasado a ordenador, haberle puesto una foto... entonces la interumpí y le dije que la quería justo así, escrita a boli, arrancada de la libreta, y arrugada de ir metida en su bolso, pero que la leería en casa después (porque intuía que cuando la leyera me iba a poner a llorar a lo Candy Candy)...

                           
(Halaaa... lágrimas a cholón!)

Efectivamente cuando llegué a casa me senté, la leí despacio varias veces y me puse fatal. Supongo que todas adoramos a nuestras madres, todas decimos que sus croquetas y su tortilla de patatas son las mejores, pero es que mi madre lo es. Es la mejor, es única y no sé qué sería de mí sin ella.


                                           

21 comentarios:

María dijo...

(Entre lágrimas) ¡Viva la madre que te parió!

Juli Gan dijo...

Ostras tu madre. Puedes estar orgullosa de ella, como ella lo está de ti. La mía sólo me escribía listas de la compra jaaaajaja :P

Martina dijo...

Hormiga, estas cosas emocionan. Bravo por las dos.

Anónimo dijo...

"existe algo mejor que haber nacido de tu ombligo?"

coqui

Jam lo intenta dijo...

orgullo mútuo debéis sentir!!!

Pena Mexicana dijo...

vaya manera de llorar... jo!
Qué lujo el tuyo de tenerla todavía! que te dure muchos años mas...

Anónimo dijo...

Uf,aquí llora hasta el apuntador!!! Qué bonito! La magia de las madres es que nos quieren sin dobleces. A mí me maravilla esa capacidad que tienen de estar siempre unidas por un hilito a sus hijos. Siempre,sin importar el tiempo,el espacio,las diferencias y los disgustos. Disfruta de ella y acuérdate de su poesía arrugada cuando no la sientas tan cerca.
En mi familia apenas nunca expresamos nuestros sentimientos y me costó la friolera de 33 años decirle con palabras que la quería. Y eso que no hay sobre la faz de la tierra nadie que me mueva más.!! Sê que ese día la hice feliz y me lo llevaré a la tumba!!
Disfruta de esa madre,por diosssss!!
Panochita

Sirvi dijo...

Aquí otra que ha llorado al leerla. Es preciosa. Mi madre me hace eso y se queda sin hija, me pierde licuada...

Jei dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=la2ompsy7lE

Siempre suya dijo...

Qué guapo, Hormiga... disfrútala

farala dijo...

madre mía qué pechá de llorar me estoy metiendo que no veo el teclado niná... ese Y YO ¡TAN ORGULLOSA! del final es muy importante ¿lo sabes no? podía haber dicho contenta, feliz, emocionada, expectante amorosa, amante, joyera, enjoyá.... pero no. pone orgullosa.
que gusssssssssto, drsifrútala

Jirafa Gerundio dijo...

Es una auténtica hormiga reina. :)

beluga dijo...

que yo no soy de mucho llorar pero aquí estoy kleenex en mano. me alegro mucho de que tu madre se sienta orgullosa de ti y sobre todo me alegro de que todo lo que has pasado vaya llegando a buen puerto.

Blau dijo...

Hormi, que lujo de mamá tienes. Yo estoy aquí llorando y llamandome: tonta, tontaaa, TONTAAA como no guarde uno de esos papelitos que mi mamá nos ponía con los típicos mensajes:
for example:
Estoy en misa, ya vengo.
Besos mamá

Los domingos cuando nos despertabamos y ella no estaba.

buaaaaaaaaa buaaaaaaaaa

a punto de dijo...

has provocado una catarsis colectiva, lo sabías nooo?? :))

que emoción tan honda, que lazo tan potente...ha sido un placer compartirlo.

muchos besos

bekiddo dijo...

pero qué cosa más preciosa de madre, de mujer y de todo! y coincido con Farala, lo de ORGULLOSA significa muchísimo. (Tiene la letra parecida a mi madre, ¿colegio de monjas?)

Hormiga dijo...

Chicas, muchísimas gracias por vuestros comentarios. Publicar esta entrada ha sido muy especial para mí, y con vuestros comentarios muchísimo más!

Lenteja dijo...

Preciosa vivencia Hormiga,
Me ha dado un vuelco el corazón porque la caligrafía es idéntica a la que tenía mi madre... No sólo es una maravillosa declaración de amor si no un re-conocimiento de ti, su hija como adulta, independiente...que sigue sintiendo suya pero a la que valora por tus propios méritos. No sé qué proceso habéis seguido, compañera... pero creo que tu madre ha elaborado el suyo... y ha querido dártelo a conocer. Felicitaciones.
Besos.Lenteja

Butterflied dijo...

Jooooooolín, qué preciosidad. Con lo que me gusta a mí una poesía... Pero en casa soy yo la que le hace estas cosas a los demás. Me encantará cuando sea al revés y alguien, en la vida, me escriba algo bonito...

Olga_C dijo...

Maaadreeeee kemociónnnnn. Venga, disfruta de ese PEASO madre que tienes. Bésala y que te bese, que ambas os lo merecéis.
Cuánto me alegro, con la de días malos que has pasado en lo que va de año... al fin paz y amor a raudales.
Muakas, Hormi.

Desviada dijo...

Eso no me pasa a mi ni en siete reencarnaciones.¡Ole tu madre!
Si es que en el fondo, necesitan tiempo. Para encajar, para ponerle nombre a los sentimientos, para luchar con el qué será, qué pasará y el por qué a mí. Pero luego se dan cuenta de que seguimos siendo las mismas, las de siempre...pero mayores, independientes...libres.

Es sin duda una muestra de amor que muchas te digo yo que no tendremos. Así que siéntete muy afortunada.
Un abrazo.