10 may. 2012

Estupidamente Generosa

No sé si es el síndrome pre-mestrual (sí, debe ser, casi siempre lo es) pero ayer me pegué un jartón de llorar (pero a chorros!) mientras veía una peli. Creo que fue por el rollo familiar que transmitía, y la idea de siempre, que la vida hay que aprovecharla, relativizar los problemas porque lo que tú crees que es un drama resulta ser una fiesta comparado con lo que le pasa a otro... bla bla bla.

La cuestión es que me fui a la cama dándole vueltas a la cabeza, un pensamiento llevó a otro, y terminé por darle una vuelta más a mi relación con mi padre desde hace un tiempo para acá. Siempre se ha tomado fatal lo de que sea lesbiana. La primera vez que le comuniqué lo que había, he de decir en su favor que hizo un mini-esfuerzo para hablar las cosas conmigo y tratar de entenderme, y llevar el tema de forma civilizada aunque no lo entendiera ni hiciera ni puta gracia; pero desde que le dije que me casaba y se lo tomó de esa forma tan mala, me he dado cuenta de que la única que ha cedido y hecho esfuerzos he sido yo. También es cierto que dias después de contárselo dio la casualida de que él tuvo problemas de salud y estuvo ingresado dos veces, con lo que tampoco hubo tiempo de hablar nada; pero eso ya pasó, todo ha vuelto a la relativa calma y no ha hecho amago alguno de interesarse por mi vida en ese sentido, y sabe perfectamente que me he casado, que me he ido de viaje (además a Estambul, que él ha estado y podría haber sacado el tema) y estoy pendiente de un traslado para el curso que viene para poder estar con ella.

En fin, que desde que se lo tomó tan mal yo me he hecho la fuerte, diciendo que me da igual, que peor para él, que yo haré mi vida y ya está, que le den, que el problema lo tiene él, etc. Pero me siento idiota, porque es cierto que hago mi vida y no tengo ningún problema, y pienso seguir yendo con La ÑiÑa a casa cuando nos dé la gana y que se aguante, pero sí, me siento idiota. Porque él no me ha tratado con ningún respeto en ese sentido, y con delicadeza cero, y hay días que me dan ganas de ponerle mala cara cuando me viene preguntando por el trabajo como si nada, como si no hubiera algo ahí, mierda debajo de la alfombra entre él y yo. Y no le pongo la mala cara, ni le saco el tema porque me da una pereza horrible volver a verle la cara de descomposición esa que se le ha puesto las dos o tres veces que hemos hablado del tema. 

Me siento estúpidamente generosa con mi actitud, porque le pongo las cosas relativamente fáciles, y no sé si es la actitud correcta o no, pero de momento no doy para más, son muchas cosas. 

Y hasta aquí mi rayadura de hoy.

18 comentarios:

Martina dijo...

Cuando les doy a mis padres las gracias, agradeciéndoles lo bien que me hacen sentir cada vez que me preguntan por mi novia y les comento a mis padres que hay otros padres que no entienden que sus hijas se enamoran de otras hijas y que las tratan mal por eso, mis padres se ponen malos.

solo si fueran capaces de ponerse en nuestra piel, en lo difícil que es a veces para nosotras, que no hemos delinquido, ni matado, ni hecho daño a nadie, solo si fueran capaces de entender eso, de que somos sus hijas y que nuestra felicidad debería ser lo más importante para ellos, entenderían de verdad lo que es querer a otra persona.

Un abrazo y sigue así.

Olga_C dijo...

No puedo decir mucho sobre eso, porque siempre he sido una chica muy independiente. Mi padre murió hace año y medio y no le hecho de menos, ni tampoco mi madre, que vive una "jubilación marital" estupenda y feliz, además de llevarse fenomenal con mi Morritos.

Es difícil para ti "reconfigurar tu geografía emocional", y aún llorarás mucho, pero pasará. Sólo el tiempo te enseña a conservar lo importante y a mandar lo demás al trastero.

Un beso para ti y la ÑiÑa

chris dijo...

Es lógica tu postura de poner de tu parte. Es muy duro plantarse ante los padres y establecer un muro. A la larga te pasa factura emocional y lo digo por experiencia.

Llega un momento en que ves claro que no son más que seres humanos tienen limitaciones. Y consigues que su indiferencia o su ignorancia acerca de algunos temas te afecten menos. Eso si, Hormiga, también hay qeu hacerles saber que tú estás ahí, cual es tu posición y ponerles límites...

Ánimo campeona!!

ISA dijo...

So pena de que te enfades te diré que tu actitud no es generosa ¡es normal!, nadie tiene la culpa de tener una opción sexual distinta ni nadie tiene por qué "comprender" (aunque si aceptar) esa opción y menos si se trata de una persona mayor, vive en un pueblo, no es indiferente a los comentarios de la gente....
Y por lo que veo tu padre no entiende pero si acepta; de otra manera te hubiera dicho algo así como "en mi casa no entras más", o "si quieres venir, vienes, pero tu sóla", u otra lindeza por el estilo.
Lo que intento trasmitirte es que no te comas el coco con el tema, que no merece la pena. Yo creo que casi nadie entendemos a casi nadie y encima "este temita" que es relativamente nuevo....se le hace cuesta a mucha gente.

La otra opción que tienes es acorralar sin salida a tu padre y dejar las cosas bien claritas: que tu eres así, que estás con asao y que eso no va a cambiar y qué quiere hacer él con esa situación que te está haciendo mucho daño (recalca esto, que los que somos padres/madres estamos muy sensibilizados con el sufrimiento de los hijos).
Y por último: si no cede igual tendrías que contemplar el no verle durante algún tiempo, salir por peteneras cuando te pregunte algo e introducir a tu consorte en cualquier conversación, venga o no venga a cuento, a ver cómo reacciona. Esto sería acoso por derribo, jajaja, y es mi especialidad.

Hormiga dijo...

Isa, no confundirse, mi madre tampoco lo entiende y lo respeta, pero sí me trata como siempre, me pregunta por ella y la trata con educación. A La ÑiÑa mi padre no le hace desplantes pero tampoco la trata como sus demás nueras/yernos. Además de que no se trata del trato que le da a ella, sino de que me he casado, y estoy haciendo planes serios de cambio de vida, de ciudad, etc, y no se ha molestado en interesarse por nada. Y antes mi padre no era así conmigo.

Me niego a conformarme con que como no me ha escupido ni me ha echado de su casa lo tengo que dar por válido. Yo no. Con lo que sí considero que estoy siendo generosa con él, porque la que debería mandarle a la porra soy yo.

Anónimo dijo...

Ya sabes que todo lo que te podamos decir son opiniones.
Mi opinión es que tu padre y tu os habéis llevado bien pero no ha aceptado tu opción de familia (quizás tampoco aceptó la sexual pero esa la llevó mejor) aun así sigues siendo su hija y, aunque sea obviando el tema, no quiere renunciar a ti.
Tu te llevas bien con tu padre pero no te gusta que no te acepte "del todo" porque tu eres completa o no eres.
La cosa tiene dos opciones u os enrocáis y poco a poco os distanciáis hasta que nada de él te guste y el no acepte tu presencia. O dejáis pasar el tiempo a esperar que ese tiempo lo normalice todo.
No soy homosexual pero he tomado decisiones que me han puesto en situaciones muy duras con la familia. Hasta ahora mi forma de verlo ha sido aguantar todas las tarascadas familiares y asumir que cada vez serán menos fuertes. Algún día tu padre te dará la alegría más grande de tu vida. Seguro.
Juanjo

Shhh... dijo...

estoy pasando por algo parecido, aunque no con mi padre, y entiendo perfectamente cada una de tus palabras, incluidas las del comentario... igual por eso también ando con la lágrima fácil...

ánimo Hormi, si encuentras la poción mágica para resolver una solución tal, pásame la fórmula, please

Muak

ISA dijo...

Hormiga: pues no. No puedes obligar a nadie a que acepte todo lo que tu eres o haces. Si tu padre no lo acepta está en su derecho, aunque le puedas llamar retrógado y todo lo que se te ocurra. Ni tampoco puedes ofrecer generosidad a quién no quiere aceptarla.
No le aceptes tu actitud a él tampoco y ya está, por mucho que te duela.
He dicho muchas veces que la familia no se escoge, que hay lo que hay. Yo tengo a mi hija "alternativa" que no me habla y yo, después de un tiempo, lo he aceptado y tan tranquila. Ni ella me puede obligar a que acepte su tipo de vida ni yo a que cambie. No ha habido entendimiento ( y tyo también fui muy pero que muy generosa) aunque yo si lo he intentado, pero ella se ha alejado.
Pues ya está. Después de un periodo de duelo, aquí me tienes y eso que la herida es reciente.
No pasa nada, e vuelvo a decir que no escogemos la familia que quisiéramos tener.
Y, por favor, no te lo tomes como un ataque personal porque sólo intento que no sufras a lo tonto, que yo he pasado por ese tipo de cosas y conozco las consecuencias.
Lee mi post de hoy clicando en mi nombre, pero ni se te ocurra nombrar a la altenativa, que en el fondo eso es lo que ella quiere: guerrita, que no estoy dispuesta a darle YA.

Gloria dijo...

mi opinion es que dejes apartado el motivo por el cual vuestra relación no marcha. Para él simplemente eres su hija, no una mujer adulta con una vida plena en todos los sentidos y ese "modernismo" es incapaz de asimilarlo. Es dificil separar la vida privada de la fraternal pero si dejas que todo fluya a su ritmo cuando menos lo esperes estará superado.
He descubierto el blog ahora y aquí estoy yo dando consejos, pero que entrometida soy, lo que pasa es que la relación con mi padre pasó por un bache y haciendo lo anteriormente dicho ahora nuestra relación fluye, lenta pero fluye.
Saludos desde Tenerife y te dejo enlace de mi blog por si quieres conocerlo.
http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

María dijo...

Padres... uff.

Nosu dijo...

No sé hormi, no sé que decirte. Me cuesta meterme en la piel de tu padre porque para mí lo más normal y mi experiencia es que lo acaban aceptando de una manera u otra aunque no lo asuman (o viceversa, no sé). Y si le expones tal cual nos has expuesto esto aquí, eso sí, sin reproches, a ver cómo reacciona? Que es una parte importante de tu vida tu mujer y blablabla? :(

iTxaro dijo...

entiendo lo que estás diciendo porque en mi casa no es precisamente un camino de rosas lo que tengo. Además no va mejorando sino empeorando, así que solo te puedo dar ánimos


besazo

Anónimo dijo...

A veces los padres meten la pata y luego se avergüenzan o saben pedir perdón. Deja el tiempo correr...

Anónimo dijo...

Yo desde mi humilde punto de vista te aconsejaría que sigas así solo con una pequeña variación, que no te afecte.
Hay gente que aún con mil razonamientos no va a llegar nunca a un punto común así que gastas energías y solo ganas quemazos, tu vida ya no depende de el ni sus aprobaciones así que respétale, que el te respete pero no te quemes, hay gente con almas menos avanzadas(si he dicho almas me sale la vena reiki que pasa!) las cuales tienen su propio camino y aprendizaje así que en ese aspecto frialdad y separar. Que molaría mas un padre molón? Pues si pero cuando hay cosas así mientras tu seas feliz y tengas la conciencia tranquila no te queda otra que asumir perdonarle desde la visión de tu estar por encima de esto.
No digo que no duela pero la situación ante todos los conflictos así, no sabes luego que bien te encuentras que poco pesa la mochila y que paz vas a tener.
Tienes tu propia vida así que felicidad y a vivir!!!

Un besazo
pascuala( con el móvil que no sabe escribir)

ISA dijo...

MARIA: Hijos... uffff

jajajaja

ISA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
farala dijo...

hola Hormi, ayer me quedé dándole vueltas a lo que cuentas y no pude por menos que relacionarlo con un post recienete de beatriz gimeno. Ella cumplió antesdeayer 50 tacos y aunque ya se creía que había salido de todos los armarios ahora le toca decirle a sus padres que está saliendo con un hombre transgenero. En su blog repetidamente cuenta que su afinidad sin duda es con el padre, mucho más que con su madre, y que es el padre es que está 100% involucrado en su vida. Sin embargo a la hora de "soltar la bomba" se la ha soltado a la madre; http://llegandolejos.com/2012/05/10/hablando-con-mi-madre/

al padre le "deja para despues del verano!" (y eso que habla con el todos los días). la incomprensión del lesbianismo por parte de los padres (esa cara de descomposición que se le pone al tuyo no es nueva) ella lo explica en terminos de la construccion de la masculinidad. Si optan por pensar que "estamos jugando" y que lo nuestro tiene solución con una buena p*** lo llevan mucho mejor que si verdaderamente nos toman en serio.

Ese pues es mi unico consuelo: tu padre verdaderamente entiende el alcance de tu lesbianismo: y eso le toca los cimientos de su propia masculinadad y le "pone malo".

bss (vaya rollo que te he soltao ¿no?)

Hormiga dijo...

Graciaaaaas, no sabéis lo que ayuda leeros, sois geniales!