11 sept. 2011

Próxima Estación: Tortilleras

Hace un tiempo un grupo activista de lesbianas llamado Toxic Lesbians, se puso en contacto con Red Retro para cambiar los nombres de algunas estaciones del metro de Madrid como guiño a la visibilidad lésbica.

Fue hace tres años y yo no me enteré, pero buceando aquí y allá lo he descubierto y no podía menos que compartirlo con vosotras...







Yo este último ya que estamos, había cambiado Balboa por Bernarda...

Como siempre, hay opiniones para todo. Unos dicen que es una ordinariez, otros que lo ven los niños y que eso no está bien. Creo que como reivindicación de la visibilidad lésbica es poco efectivo, pero me parece una cachondada puntual que no hace daño a nadie, siempre está bien poder arrancar una sonrisilla a la gente!

8 comentarios:

Nosu dijo...

A mi me encanta. De hecho estuve pensando algo parecido con las paradas de Barcelona pero no se me ocurrió nada decente jaja

Lenteja dijo...

Yo sí que lo vi, sí... jajaja, al menos la de la parada de mi casa. Que me paré y todo porque creí que había leído mal, o tenía visiones...el inconsciente hija.
Besos. Lenteja

Amp dijo...

Gracias por compartirlo, no tenía noticias de ello.

Lo veo poco efectivo, como dices, la mayoría no sabría el porqué del cambio de nombres así que el impacto se perdería... pero bien está, es buena idea.

Descubre LES Zaragoza dijo...

Seguro que si hubiesen sido otras cabezas pensantes, la cosa hubiera sido incluso mucho más cachonda. Un besazo!

iTxaro dijo...

está bien
y como dices yo también hubiera puesto de la Bernarda

Saltinbanqui dijo...

Los niños ven cosas peores todos los dias. Tambien creo que es poco efectivo, pero algo es algo.
:)

Trasgu dijo...

jajaja...estaría bien!!! :)
Que pena que en mi ciudad no haya metro!!! Aunque tenemos tranvía...uhmm...será cuestión de plantearselo... :P
Bsoss

la vecina del quinto dijo...

A mí sí me parece efectivo en cuanto que nos sorprende, nos divierte y logra despertar en mucha gente curiosidad por el movimiento y los activistas que lleva detrás.

El impacto en su momento fue tremendo, recogido por un montón de televisiones y publicaciones digitales y en papel. ¡Yo no sé dónde andarías tú, chiquilla! Nosotras lo publicamos en su momento y estuvimos barajando la posibilidad de llevar una iniciativa parecida a cabo.

Lo malo es que en Badahó, como no cambiemos directamente los nombres de las calles... ¡poca cosa!