19 sept. 2011

De NiÑa a Mujer

Ya que ultimamente ando de aniversarios, me ha dado por echar la cuenta y resulta que este año hace nada más y nada menos que VEINTE años que tuve el honor de convertirme en MUJER (Oh my god, veinte años!)

Sí, recuerdo perfectamente que la primera vez que la regla me visitó fue el día antes de cumplir los trece años. Estaba preparándome para ir al cole y noté una sensación desconocida para mí, cuando me dirigí al baño y me encontré el regalito. Yo era una cría que aun deseaba por su cumple una bici y que había escuchado hablar de la regla a la más alta de su clase porque ya le había venido, pero no era consciente de que un día también me vendría a mí.



(Me sentí como en un disco de Julio Iglesias: con ganas de matar)


Me cogí un cabreo monumental, rechazaba la idea de que eso que me pasase a mí, y me daba vergüencilla contárselo a mi madre. Supongo que fueron las consecuencias de que lo poco que sabía de la regla era algo tabú, muy íntimo y personal y solo se hablaba en clave de ello. Decidí apañármelas esos días como pude (ni qué decir tiene que no tuve claro cómo se usaba un tampax hasta mucho tiempo después), hasta que mi madre fue a poner la lavadora y supongo que descubrió lo que había ocurrido.

Pero esos días traumáticos no habían hecho más que comenzar, ya que ese verano participé en un campamento de baloncesto, y entonces ocurrió algo mucho más duro que lo que ya os he relatado. Mi madre se ocupó de decirle a una chica amiga de mi familia que también iba al campamento y que era un poco más mayor que yo, que el mes pasado me había venido la regla por primera vez, y que estuviera un poco pendiente de mí cuando me viniese en esos días fuera de casa. Nada peor que alguien, fuera quien fuera, supiera que me había venido la regla por primera vez, y que encima tuviera que estar pendiente de mí y preguntarme por ello. Creí morir.

Sumando más cosas, mi desinformación respecto al tema me hacía tener entendido que eso venía cada 28 días, con lo que yo cogí el calendario y conté hasta 28, calculé, y el día que "tocaba" de nuevo, me puse una compresa y me fui a jugar al baloncesto.
La regla no hizo acto de presencia y yo no entendía nada.

En fin, poco a poco fui asumiendo lo que había, pero esa primera vez y las siguientes fueron un verdadero caos mental.


¿Cómo fue vuestra experiencia?

¿Algún trauma que liberar aquí?

18 comentarios:

Blau dijo...

A mi ya se me olvido jajajaj

María dijo...

Ja, ja, ja... Trauma no, ¡pero me pillé un cabreo tremendo! Si te sirve de consuelo, 20 años después de tí, hay montones de niñas con esos mismos "traumas" y montones de madres que siguen diciendo que no te puedes duchar. La suerte de hoy en día... siempre puedes encontrar una maestra que te enseñe a poner un tampax en tu primera regla.

iTxaro dijo...

JAJJAJAJA

a mi me vino justo un mes después de cumplir 14 años y como era la tardanica de toda la cuadrilla y de toda la clase(si es que soy tardanica para todo)más o menos la esperaba, pero me jodió muchísimo.

no veas la de tiempo que llevé esas bragas impermeables que vendian para estos casos

Trasgu dijo...

Creo recordar que a los 11 o 12...pero para nada traumático...Había oído hablar tanto a mi madre, a mi hermana y a sus amigas...que hasta lo celebré cuando me vino...Recuerdo que esa noche estaban las amigas de mi hermana (se quedaban a "estudiar" y a dormir en casa) y no veas la coña que hubo...Tengo buen recuerdo!!...Aunque eso no quita que siga pensando que es un fassssstidio!!!
Bsoss y feliz aniversario...jijiji...

Nosu dijo...

Por suerte me pilló en casa, solo con mi madre, y tendría 15 años... una suertuda! Creo q ue no me dolió pero me acuerdo que salí al pasillo, se lo dije a mi madre y no sé porqué me puse a llorar y me abrazó.. no quería hacerme mayor!!!!

El tema tampax vino pronto porque fuimos de viaje de fianl de curso a ibiza y claro... unos espectáculos en bolas en el baño con mis amigas explicándome y observando mis torpezas... eso sí que fue horrible!!!

yomisma dijo...

pues yo todavia estoy con el "trauma" porque despues de casi 6 años el dia que me tiene que visitar todavia es un misterio

chris dijo...

"Traumada" me quedé. Pero al leer tu post me he reído porque me pasó lo mismo que a ti. Me dio tanta verguenza que no se lo conté a nadie hasta que descubrieron unas bragas varios meses después.
Llamaron al colegio y le pidieron a mi prima, un año mayor que yo, que me buscase para decirme que me había venido la regla y me diese una compresa.
El colmo de la "humillación" fue llegar a casa donde sólo estaba mi padre y que él me diera un paquete de compresas y 500 pelas por hacerme mujer...
La única alegría en estos 25 años que lleva acompañándome ha sido los 3 meses que ha desaparecido durante mi ansiedad. Ays!! qué feliz y mosqueada estaba!!

Sirvi dijo...

Uh! Suerte tuviste, muchacha! Era yo una inocente chiquilla con 11 años recién cumplidos aún no hacía ni un mes cuando, en plenas colonias de verano... zasca!

Ni te cuento lo mal que lo pasé durante la charla que todas las monitoras en pleno (TO-DAS) me dieron a solas en el dormitorio. Pero claro, mis pantalones me delataron...

Un beso!

M dijo...

Fui tan afortunada que se decidió a venir un día que estaba de excursión, me di cuenta en pleno bosque. Aishhh tan oportuna como siempre.

http://www.youtube.com/watch?v=R1iqFskHtHo

PD: Q fuerte no me acordaba que la del anuncio fuera Dolo!!!

Juli Gan dijo...

Pues yo esperaba ser como mi madre, que la tuvo con 15, pero, no, al día suguiente de llegar del viaje de fin de estudios -menos mal que no en mitad de- de 8º de EGB. El día de la manifestación roja, un 1º de mayo. Si es que....Tenía justo 13 años y medio, y me jodió mucho porque eran las fiestas de mi barrio y me sentía incómoda con la compresa de las narices.

Anónimo dijo...

A mi me llego a la temprana edad de los 11, por eso será que después no creciera mucho... no?
No lo recuerdo como un trauma, simplemente, llame a mi hermana y a mi madre, y les dije:
- mirarrr!! no me dijisteis que esto también dolia!!
y nada, me enseñaron como se ponian las compresas, poco tiempo después, y como bien sabes, yo jugaba al baloncesto y decidí que como fuera yo me tenía que poner un "tapón" de esos! pq si no no podía jugar bien.

Lo gracioso era como le explicaba yo a mi hermana /mayor que yo/ como se ponían!!!

La Rana

Aunenpie dijo...

A mí me vino el día de mi 14 cumpleaños. ¿Qué casualidad, no? Recuerdo que fue raro, porque mis padres estaban casi más cortados que yo.
Esa regla pasó sin pena ni gloria, mero hazto de presencia. Mi segunda regla, coincidió con un viaje de 10 días por Alemania. ¡Qué divertido cambiarte de compresa en un urinario público que sólo tiene un agujero en el suelo!.... El verdadero trauma llegó cuando un día en el instituto, sentí tal dolor de tripa que no podia moverme de la silla. Me quedé ahí, con la cabeza sobre la mesa, durante una hora. Cuando ya solo me faltaba llorar llamaron a la directora que me llevó con ella y ¡horror! mi ropa estaba roja...si si, muy divertido. Me dejaron doblada en una sala de espera hasta que una tía mia vino a rescatarme, maldiciendo a mi madre por no haberme informado de pastillas contra el dolor y similares.

Aunenpie dijo...

¿Cómo he podido poner semejante falta de ortografía? acto señoras, acto. Disculpen, pero me acabo de levantar y no fluyen mis ideas.

bekiddo dijo...

Creo que lo conté ya en un post (tres años de blog dan para mucho).

Me vino en 8º EGB. Después de la fiesta que le había montado su madre a mi amiga Samantha, la reacción de la mia me pareció de lo más sosa. A casi todas mis amigas les había venido ya, y en mi cuadrilla mixta no era para nada tema tabú. La segunda vez que apareció mi regla fue en el viaje de estudios de Mallorca. Reunión de todas para enseñar cómo se pone un tampax y allá que voy. Y a todo esto, mi madre aterrorizada por teléfono diciéndome que "no me hiciera daño".

ISA dijo...

Ni me acuerdo de la edad ni tampoco que me supusiera algún trauma o disgusto.

Lo que si recuerdo fue el año que se fue para siempre, uffffffffffffffff, me puse tan contenta que mi ginecólogo no daba crédito, jajaja y no hacia más que preguntarme ¿pero no estás deprimida?, ¿no tienes sofocos?, ¿no tienes esto, lo otro y lo de más allá?, y yo que no , que lo único es que estaban contentísima de haberme quitado ese engorro de encima.

Shhh... dijo...

Me tocó con 12 añitos, y no fue para nada traumático, sabía de qué iba la historia lo suficiente como para no alarmarme con nada, mis padres (ambos, sí, jaja) ya me habían contado antes todo, no puedo decir que lo esperara, pero tampoco me sorprendió :)

deandarporcasa dijo...

Yo no recuerdo la edad, pero sí que fui de las últimas de la clase. No dije ni mu; simplemente cogí del armario del baño una compresa, me la puse y punto. Ya al mes siguiente le dije a mi madre con toda la naturalidad que por favor me trajera del super un paquete de compresas... Ella se entusiasmó y yo le prohibí decir cualquier frase tipo "ya eres una mujercita".

Lo peor fue que yo no quería decir nada y ella se lo contó a la madre de mi mejor amiga, y acabó enterándose toda la clase de que por fin! me había venido.

Butterflied dijo...

Me vino al mes justo de cumplir once años, al venir de clase (menos mal que no en plena clase) y me harté de llorar todo ese día. Recuerdo que decía que para qué cojones quería yo eso si en ese momento no iba a tener niños y al día siguiente no fui a clase ni nada porque me daba miedo y vergüenza y me lo pasé jugando a la Play y cagándome en las hormonas. Fui una de las primeras de la clase (también en eso de que me crecieran las tetas) y no quería por nada del mundo que nadie se enterase.

Fatal, vamos. Aún hoy me sigo cagando en ella todos los meses, qué asco me da.