24 ago. 2011

Primeras Citas

Es complicado que una primera cita salga bien. Aun así, en la historia de las primeras citas las ha habido desastrosas pero han dado pie a una segunda, una tercera, y todas las siguientes, obteniendo un final feliz comiendo perdiz a pesar del mal comienzo.

Pero según mi experiencia en primeras citas, hay
tres cosas que me echan un poco para atrás...

1. Hablar en el cine.

No soy partidaria de las primeras citas en el cine, pero NO, en el cine no se habla. Durante la peli no se habla. A ver, se puede hacer uno, dos comentarios en voz bajita, pero si no para de hablarme durante toda la peli, quisiera echar cianuro a las palomitas y terminar con la pesadilla cuanto antes...



2. Modales en la mesa.

Esto es culpa de mi santa madre, que la educaron unas monjitas muy maniáticas y toda la vida nos ha machacado con los modales en la mesa. Tampoco hay que estar tiesa como un espárrago y beber con el meñique estirao, no es eso. Es solo un poco usar la servilleta, masticar con la boca cerrada, y acercar el tenedor a la boca y no la cabeza al fondo del plato. Por otra parte una cita así a veces viene bien porque a mí se me quita el hambre...



3. Ser de cartera lenta.
O lo que es lo mismo, llega el momento de pagar y siempre casualmente va al baño, o en la típica discusión por pagar solo hace eso, discutirlo, pero termina por no pagar nunca. Que no es por no pagar, pero pagar para ná es tontería...



¿Qué es lo que no permitís en una primera cita, por muy buena que esté la criatura en cuestión aunque siempre se pueden hacer excepciones?

18 comentarios:

Juli Gan dijo...

¿Cartera lenta? Jaaaaaaajajajaja. Primera vez que lo oigo. Tengo alguna amiga de la cuadrilla que tiene de eso. El resto, mejor dejar que la cosa fluya. ¿Y si es la otra la que se porta como una huna de Atila?

María dijo...

Para esta estadística hay que tener muchas primeras citas... ¿no? No lo he pensado aún...

LA DESGRACIÁ dijo...

Que no paaaaaaaaaaaaaren de hablar de cosas que me la repamplinfan. He ahí unas cuántas cosas que me han pasado:

-Hablar sin parar de su ex
-Hablar sin parar de ellas, y ellas y ellas.
-Hablar de libros de ¡¡autoayuda!!

Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy

En esos casos es en los que como siempre digo, ¡¡me pongo las bragas y me voy!! xDD

Muaaaaaaaa

chris dijo...

Me mata que en la primera cita lleguen tarde.

Y en general, sea la cita que sea, que me hablen de cocinar. En cuanto se enteran que yo no cocino mucho me saltan con eso de...pero si es muy fácil...tú coges el pollo, lo troceas...agh!!!!qué manía de querer hacer de mí una cocinitas!

Totalmente de acuerdo con lo de que hablen en el cine. Y eso va por las citas y por las amistades. Me pongo de los nervios!!

A D A G I O dijo...

Pues yo coincido un poco con Desgra! no soportaría que desde la primera cita me agobien!! que no paren de hablar! o que invadan mi espacio vital!! eso sí que no!XDD

Butterflied dijo...

Recojo un poco de lo que han dicho por arriba. Lo del espacio vital me pasa no solo con las citas, sino con todo el mundo. Normalmente es algo que se suele saber por la conversación, el tono de lo que se dice, miradas, gestos... Se suele intuir que se está preparado para acercar posiciones, literal y figuradamente. Pero que invadan mi espacio vital descaradamente y fuera de lugar, me pone de los nervios.

Que lleguen tarde también es algo que me fastidia en general, odio que me hagan esperar, pero sobre todo me enerva que, sabiendo que van a llegar tarde, ni siquiera avisen.

Lo que no me gusta es una primera cita en el cine. Pienso que tiene que ser un tipo de cita en la que haya posibilidad de hablar, de ir conociéndose... Prefiero un paseo, tomar algo... Incluso una comida o cena, que aunque comer con la boca abierta resta muchos puntos, las pausas para llevarse la comida a la boca y masticar, dan lugar a que la otra persona hable o a ir analizando en silencio lo que tienes delante...

Y bueno, lo que odio por excelencia es que para una primera cita no se arreglen un poco. Y con un poco me basta que no vengan en chándal, ropa de trabajo o que al menos se peinen un poquito y se perfumen.

Hale, ¡que no pido yo ná!

Bruja Truca dijo...

Lo mismo, que no paren de hablar. Recuerdo una vez que estuve todo el día asintiendo como una mona. No me dejaron hacer otra cosa! Dios...CÁLLATE! XD

Tanais dijo...

jajajaj la de la comida es importantísima!! a mí no me gusta que sean imprudentes o que hablen a gritos brrrrr

Trasgu dijo...

No soporto que alguien coma con la boca abierta...ohhh...y que encima intente hablar a la vez!!
Tampoco soporto que lleguen tarde...!!
Y por último...una primera cita en el cine, me incomodaría bastante...
Bsoss

marsopa dijo...

La halitosis, sin duda..

Sra. Castafiore dijo...

¡tiquismiquis! con esos requisitos dejáis escapar a un montón de gente interesante con tendencia a bautizar con la salsa de los espaghetti y/o colacaos sus camisas, camisetas, camisillas, camisolas o camisones

Fdo. Miss Lamparón :-P

Saltinbanqui dijo...

A mi la falta de puntualidad me quita las ganas de todo.
:)

Anónimo dijo...

La primera cita siempre me pone de los nervios, no se... asi que yo cierro los ojos y a por la segunda.

Por cierto, avisame eh!!!


Coquí

iTxaro dijo...

primera cita???? qué es eso????

yo ya no me acuerdo

MI HISTORIA... dijo...

Yo como Itxaro, se me han olvidado las primeras citas pero te aseguro que si comen con la boca abierta y haciendo ruidos, muy pocas oportunidades tiene.

Nosu dijo...

yo creo q no he tenido nunca una primera cita siendo consciente, pero estoy con la degra, lo de los librosde autoayuda mu weno jajaj

Amp dijo...

Vaya perlitas habéis ido soltando xD

Yo es que seré mu exigente pero hay mil cosas que me molestan aunque todas las que habéis dicho estén en la lista tendría más, muchas más, que decir...

Bsus de Amp

ISA dijo...

Aparte de otras cosas (palabras soeces, malos modales en la mesa o en lo que sea, palabras malsonantes, etc.), la principal es que alguien huela a sudor o le huela mal la boca.
Finiquito total desde el primer momento.