28 abr. 2011

Préstame Tu Útero

Miguel Bosé ha sido padre de unos gemelos que han sido gestados en un vientre de alquiler en Estados Unidos.

Esta noticia ha generado muchos comentarios, y aunque este artista no es santo de mi devoción, he de salir en defensa de algunas opiniones que se han vertido a cuento de su paternidad.

Las que más me han chocado y tocado los ovarios son las que apuntan o insinuan que por qué no ha adoptado, que qué es eso de alquilar un vientre, cuando hay niños por ahí necesitados por el mundo. Incluso el tweeter de un
papanatas ha dicho que si hubiera adoptado en vez de hacerlo por vientre de alquiler, habría disimulado un poco que se trata de un capricho. ¿Se puede ser más tonto?

Que digo yo, y es solo mi opinión: Si por las circunstancias que sean (orientación sexual, infertilidad, situación sentimental, etc) no estás en situación de formar una familia COMO DIOS MANDA (nótese el sarcasmo), ¿tienes que adoptar porque si los tienes de forma biológica eres un/una egoísta?

Otra cuestión para hablar largo y tendido sería lo contaminadas que están las vías para convertirte en madre de forma no tradicional:

- La adopción se ha convertido de unos años para acá en una inversión económica solo al alcance de unos pocos. Y si pides un préstamo, se convierte en un handicap para que te concedan la adopción. Bucle infinito hasta que tiras la toalla, claro, y más si eres gay porque los destinos para adoptar son más limitados.

- La inseminación artificial... qué deciros, con todo lo que se ha publicado en los últimos días. Si eres asturiana, murciana y no sé qué más, lo tienes crudo.

- El tema de los vientres de alquiler, pues también delicado. En los últimos años, son muchas las parejas gays que han comenzado a demandar el alquiler de úteros para ver cumplido su sueño de tener descendencia, no siendo ya este tipo de maternidad subrogada patrimonio exclusivo de los heterosexuales con problemas de fertilidad. El precio de este servicio depende del país, de los honorarios de la mujer fértil que presta sus servicios, y de los servicios médicos que se contratan para el seguimiento del embarazo y el parto. Los precios oscilan desde los 70.000 y pueden superar los 100.000 euros.




Elton John, Michael Jackson, Nicole Kidman, Ricky Martin, Neil Patrick Harris, Sara Jessica Parker, Dennis Quaid, Elisabeth Banks, Angela Basset, e incluso la baronesa Thyssen... son solo unos ejemplos de gente famosa que ha recurrido a esta técnica para convertirse en madres/padres.


Aquí en nuestra piel de toro seguimos escandalizándonos cuando nos conviene, o dependiendo de si los bebés que nacen son guapísimos o del montón, o si el famoso de turno nos cae bien o regular, o si es mariquita o un machote con el esperma lento.

La pega que le veo a todo esto es la injusticia respecto a lo de siempre: quien tiene pasta consigue las cosas y quien no, solo si tiene suerte y mucha paciencia. Por lo demás, hay parejas heterosexuales fértiles que deberían tener prohibido procrear y nadie tweetea sobre ello, y mucho menos sale a la calle a protestar con pancartas.



Y después de esto pues... ¡feliz fin de semana!


(yo ya me he cabreao!, y yo solita!)

9 comentarios:

Nefer dijo...

Ays, y cuándo piden que un psicólogo determine la idoneidad para ser padres, de esas "maravillosas" parejas de heterosexuales?. El día que se lo montaron en la cama eran idoneos?, los años que compartieron la paternidad eran idóneos?. Si es que somos la España profunda!

Martina dijo...

Yo pasé todo el proceso de la adopción, entrevistas, curso, visitas de la trabajadora social a mi casa, entorno social y laboral. Fue más rápido de lo que pensé, yo solicité un niño nacional porque la adopción internacional para mí era imposible por el tema de la pasta.
Mi hijo, al que no adopté, por otras circunstancias personales, provenía de una familia como las que tú nombras arriba, desestructurada. Pero hay que entender a los psicólogos, yo como educadora lo entiendo. Cuando tú adoptas un niño el interés de él está por encima de todo y no se puede permitir otro rechazo porque lo hundes. Tampoco se puede adoptar para rellenar un hueco,... bueno, es complicado este tema.
Yo si tuviera dinero, como Ricky Martín y Miguel Bosé, también haría como ellos, y como dice el lema de los donuts: " A mí me daban dos".

Lo de las lesbianas de Asturias clama al cielo.

Otra cabreada dijo...

Es cierto, ¿por qué para adoptar (tengas la pareja que tengas o no la tengas) hay que pasar tantísimas pruebas, test psicológicos y exámenes de aptitud que no se realizan a ninguna pareja en vías de ser padres biológicos? Siempre me lo he preguntado, porque es verdad lo que dices de que algunas parejas deberían tener prohibido ser padres, o al menos haber aprobado un mínimo examen psicológico antes.

Amp dijo...

Me abstengo de opinar, es que estoy un poco vaga xD Respeto todas las opciones, eso sí.

Wen finde!!!

Bsus de Amp

María dijo...

Para mí la única pega es la edad... ¡es casi un abuelo!

La Mujer D dijo...

Sabes qué te digo? que cada cual haga lo que le salga de los cojones. Mientras no se haga daño al prójimo... sólo faltaba, que papanatas del Bosé le tuvieran que decir cómo hacer o deshacer un niño, OJ!

Trasgu dijo...

Realmente no me parece escandoloso para nada... Una cosa sería que una persona no estuviera equilibrada mentalmente /psicológicamente...eso me preocuparía...pero pensaría lo mismo independientemente fuera hetero o no, adoptado, inseminada,..., me asustaría de pensar que van a ser papás o mamás...de una pobre criatura...
Bsoss

chris dijo...

Estoy con María, la única pega que le pongo al tema es la edad de los padres/madres. Miguel Bosé con 55 y Elton John con más de 60...No considero que sea la edad adecuada para tener hijos pequeños.

Necesitan una vitalidad que los progenitores ya no tienen (es el caso de una amiga mía, madre adoptiva cincuentona)

Angela dijo...

El problema con los vientres de alquiler es que ese mercado esta siendo muy bien recibido por la trata de personas. Hay redes muy bien organizadas de trata de personas, principalmente mujeres casi en su totalidad, las cuales son esclavizadas y vendidas para prostitución, matrimonios forzados y alquiler de vientres.