4 jun. 2009

La Pareja Del Año

Le tengo dicho a mi niño que se abra un blog porque total, cuando está aburrido en su trabajo de becario (casi a diario) nos manda un mail contando sus aventuras y desventuras madrileñas, y he de decir que casi siempre está "sembrao" y me parto de risa, pero es que esta vez se ha superado. Así que he decidido compartir con ustedes "la increíble historia de la pareja del año"... ¡buenísima no sos la perdáis!

Martes 5 de la tarde. Llego a casa con un hambre voraz. ¡Mierda! Hoy es el día en el que la chica viene a limpiar. Tendré que esperar a que termine para hacerme algo de comer.

¿Qué hago para matar el tiempo? Creo que me voy a ir al DIA% y así lleno un poco la nevera, que últimamente hay eco. Cojo mi mochililla (para ahorrarme el precio de las bolsas) y me pongo en marcha.

En la puerta del supermercado siempre hay un negro de 2x2 abriendo la puerta. ¡Qué lujo! Parece que estás entrando en un garito de moda. Excepto que este tío en vez de pedirte el carné, te pide un eurillo. Yo me hago el longuis, como si fuera un erasmus que no se entera de nada (esta técnica también funciona con los que te piden que te hagas socio de una ONG, además del clásico “ya soy socio”). Una vez dentro me pongo manos a la obra. Con mi cesta en la mano, empiezo a surtirme de cosas muy ricas.

Al final me pongo a la cola de la caja. Delante de mí hay dos tipos. Uno de ellos tiene pinta de gañán (muy gañán, le llamaremos así a partir de ahora) y el otro era raro (le llamaremos el suave, por razones que entenderéis próximamente). El suave tenía el pelo largo, con flequillo. La cara llena de marcas de acné, una camiseta con un mensaje de libertad para honduras (vieja, llena de pelotillas y bien prietita, marcando barriga y tetas) y unas bermudas acompañadas de unas chanclas. Aunque la descripción no lo muestra, podría decirse que era un pijillo (¡EN SERIO!). El caso, es que lo único que llevaban era una botella de horchata, que el gañán balanceaba en su mano. Yo estaba pensando en mis cosas cuando, de repente, se desarrolló esta conversación entre los dos personajes:

Gañán (como si fuese de Corral): pos esto bien fresquito esta riquísimo, por que es de la buena, que me cuesta 1€ más que la del DIA (la horchata era Chufi: Maestros horchateros)

Suave (como con un huevo en la boca): O sea... nunca he sabido qué es la horchata.

Gañán Pues es… la leche de las chufas.

Suave Osea!!! ¿qué es una chufa?

Gañán Pues es… no sé, es blanca por dentro, como si fuera una pasa. Y se exprime y sale la leche.

Suave Es como cebada?

Gañán No, es como si fuese un fruto seco, pero no está seco.

Suave ¿Como se llamaba el trigo, la cebada y esas cosas? Joe es que no me sale el nombre.

Gañán ¿Cereales?

Suave No, no son cereales. El trigo, la cebada, la avena…

Gañán Son cereales.

Suave ¡Que no! Que es otra cosa.

Gañán ¿Frutos secos?

Suave No es como amarillo, que se muerden y son súper suaves.

Gañán ¿Pistachos?

Suave No, es alpiste o algo así.

Gañán Cereales.

Suave No, no sé, no me sale.

La conversación continúa durante un rato, aunque deja de ser una conversación y se convierte en dos monólogos. Por un lado el suave no deja de intentar de recordar esa palabra que se le resiste. Dice alpiste, almendra… Por el otro, el gañán se dedica a repetir la palabra “cereales” alternándola con “frutos secos”, como en un bucle infinito. Aquí es cuando les toca pagar y se van. Yo llevaba un rato sin creerme lo que estaba escuchando. No eran dos chavalines. Eran dos tíos hechos y derechos. Por cierto, según la conversación yo creo que el suave buscaba la palabra altramuces pero no estoy muy seguro. Se admiten sugerencias.


Hoy recomiendo “The end” de los Doors.


Y como siempre recomienda un poco de música, os la incluyo también...




9 comentarios:

Jo dijo...

Altramuces, sí, tiene toda la pinta de que son altramuces.

Que divertido es eso de ir a comprar al Día. Como las conversaciones de quien va delante de ti en el autobús y habla y habla sin que sepa que lo estás escuchando todo.

Lo malo es cuando te metes tanto en la conversación que acabas contestando hasta tú.

Jei dijo...

xDDDDDDDDDDDDDDD debo ir más al super, me pierdo grandes cosas!

y sí, eran altramuces, aunque gañán tiene toda la razón, son CEREALES.

Nefer dijo...

Vaya tela...Ja,ja! Lo que da de sí la compra. Divertido el post hormiga.

cris dijo...

Dios, yo al Día no voy que la cajera me mira mal (debe ser porque la pongo ojitos y ella pasa olímpicamente de mi...).

Que grande el becario, dale un beso de mis partes. Ah, y otro pa ti, que te me pones celosona jajajajajaj

Superbaturra dijo...

Ay qué lerrrrrdooos!!! jajajajaja

Gàdor dijo...

Queeeeeee se abra yaaaaaaa el blog!!!!

jajjajajajajajaja

Dile que como vaya yo, "loenmario" y va a ser peorrr lo que escribirá.
jajajjajajajaja

Besazos y para él&"germany" también.

María dijo...

¡Qué bueno un puente así! ¡Vivan los cuidados de madre! Lo de las latas me ha dejado flipada... a mí me hubiera entrado un cabreo... Y lo del super...ja, ja, ja...

Garbanza dijo...

los altramuces no son esas cosas húmedas amarillantas con cáscara que me dan repelús?
joe, menuda descripción...

almago dijo...

Tienes chica de la limpieza??? el suave seguro q se imagina al otro ordeñando una chufa! ajaj. bs